Los bordados pueden hacerse en todo tipo de prendas textiles, pero es cierto que lo más habitual es ver ropa de trabajo personalizada como son los polos, camisas, chaquetas bordadas o uniformes personalizados. Otro de los productos más demandados por los clientes son los gorros y gorras personalizadas que con un bordado consiguen tener un acabado perfecto y muy llamativo.